Bruxismo y Bruxismo Nocturno

Bruxismo y Bruxismo Nocturno

El bruxismo es un hábito parafuncional que consiste en el apretamiento o rozamiento de los dientes de ambos maxilares sin un objetivo funcional como sería la masticación. El bruxismo puede afectar tanto a adultos como a niños, y a ambos sexos por igual. La consecuencia más llamativa a corto plazo es el desgaste de las piezas dentales, pero ademas daña otras estructuras involucradas en la masticación, como son la Articulación Temporomandibular y la musculatura masticatoria.

Clasificación

El bruxismo se clasifica según el momento de presentación, su intensidad y la manera de mover los dientes.5

Según la manera rechinar los dientes
bruxismo céntrico (apretamiento), daña el cuello de los dientes provocando generalmente abfracciones cervicales, siendo los premolares las piezas más comúnmente dañadas por la inclinación de sus coronas en relación al eje de sus raíces. Además de acompañarse de cefaleas tipo tensional.
bruxismo excéntrico (frotamiento), daña el borde incisal y oclusal de los dientes, generando atriciones en distinto grado. Los movimientos excursivos de la mandíbula siguen un patrón definido que se relaciona con el desgaste en las piezas (al momento de deslizar los dientes, los desgastes son coincidentes), afecta mayormente a incisivos.
Ambos tipos de bruxismo pueden ser simultáneos en un mismo paciente y los signos en las piezas dentales pueden estar o no presentes según la intensidad y duración de los episodios. Además, suelen confundirse con otras lesiones no cariosas provocadas, por ejemplo, por un cepillado traumático.

Según el momento de su presentación

bruxismo del sueño (antes llamado bruxismo nocturno): Ocurre durante el sueño. Generalmente, el paciente bruxómano onírico no es consciente del problema, y los datos de esta parasomnia proceden de los compañeros de cama o habitación alarmados por el ruido de los dientes, y también de los dentistas que observan la destrucción del esmalte y la dentina.1 Aparece en las etapas 2 y 3 del sueño no REM (NREM). En un ciclo de sueño de 8 horas, los episodios bruxómanos bordean los 17 y 38 minutos en promedio por noche.
bruxismo de vigilia (antes bruxismo diurno): Ocurre durante la vigilia, generalmente de manera inconsciente asociada a periodos de estrés laboral.6

Según el grado de afectación

Grado I (hábito incipiente):

La presentación no es agresiva, su reproducción es por un corto periodo de tiempo y a veces de manera ocasional, aunque puede ser inconsciente para el paciente, es reversible ya que aparece y se desvanece por sí solo,7 puede desaparecer cuando el sujeto lo hace consciente, puede estar condicionado a factores locales dentro de la boca, que al ser detectados y eliminados con prontitud permiten la prevención y eliminación del mismo. La ansiedad puede estar ausente en el paciente.

Grado II (hábito establecido):

7 En este grado la ansiedad ya se encuentra presente, la reproducción está condicionada a los factores facilitadores, la presentación es inconsciente para el paciente y desaparece cuando el sujeto lo vuelve consciente, en esta etapa pueden encontrarse presente lesiones en las estructuras dentofaciales por lo que se requiere de un tratamiento integral para asegurar su eliminación. El hábito grado II puede ser reversible, si no es tratado puede desarrollarse en un hábito grado III.

Grado III (hábito poderoso):

La reproducción es constante hasta dentro del entorno familiar y social por incorporación del paciente. La presentación se encuentra fortalecida y bien establecida, es excesiva e irresistible para el sujeto que la padece aun siendo consciente.7 Las lesiones en las estructuras dentofaciales son de considerable magnitud y en algunos casos las lesiones son permanentes. El hábito poderoso es de difícil manejo y los resultados del tratamiento son insatisfactorios, por lo que se requiere de mayor atención y dedicación en el desarrollo de técnicas por parte del dentista que las implementa.

Diagnóstico

El bruxismo es un movimiento parafuncional. Es un contacto dentario distinto de los de la masticación y deglución. Cuando el diagnóstico es establecido durante un examen dental y si en estos enfermos las lesiones suelen ser mínimas o imperceptibles, no está indicado ningún tratamiento local sino más bien se establece la atención a los trastornos de ansiedad. Si bien es cierto existen signos claros como cefaleas matutinas, abfracciones y atriciones dentales, e incluso relato de terceros, el gold standar para el diagnóstico de bruxismo sigue siendo la polisomnografía.

El bruxismo es inconsciente hasta que se hace del conocimiento del paciente, el primero en detectarlo es el dentista al observar el desgaste exagerado de los dientes (facetas) en áreas funcionales y desgaste moderado en áreas no funcionales, ensanchamiento de las zonas oclusales y reducción de la dimensión vertical de la cara, en ocasiones son los familiares quienes ponen en alerta al paciente pues de silencioso se vuelve sonoro y molesto.

Al principio el paciente «juega» con el contacto dentario sin fuerza ni contracción, sin embargo bajo un estado de tensión emocional se produce una mayor presión sobrepasando el umbral de los receptores periodontales a la presión y el paciente ya no está consciente y los músculos ya no se relajan. Es difícil obtener un diagnóstico sin el interrogatorio testimonial si el paciente desconoce el problema por lo que se pide ayuda de los familiares para verificar la situación, se les pide que durante el sueño profundo del paciente intenten abrir la boca tomándolo con los dedos índice y pulgar por la barbilla intentando separar los dientes, en estado normal de reposo se abrirá la boca satisfactoriamente, en el caso contrario, un estado de tensión, se tornará difícil separar los mismos

El bruxismo es es el hábito involuntario de apretar o rechinar las estructuras dentales sin propósitos funcionales.

El bruxismo afecta entre un 10 % y un 20 % de la población; y puede conllevar dolor de cabeza y dolor de los músculos de la mandíbula, cuello y oído. El rechinamiento puede desgastar los dientes y ser muy molesto para las demás personas con misofonia.

En los casos de bruxismo, es necesaria la colocación de una protección dental de resina, conocida como férula de descarga, para impedir  lesiones  de los dientes.

Consiste en utilizar un plano de relajación mientras duermes, el cual es elaborado con ajuste exacto en tu boca, se coloca sobre tus dientes superiores y los protege para que éstos no rechinen contra los inferiores.

  • Me ha gustado mucho

    Me han tratado muy bien en la clínica dental Dávalos & Balboa.

     

    Manuel Martinez

Compartir:

Nuestro blog

Nuestro blog